Genios, genios, genios….

No sé ustedes pero yo recuerdo de niño la aparición televisiva de los genios, de la pintura, la literatura, la música, el cine… como acontecimientos de gran importancia. Simpáticos o antipáticos, ariscos o entrañables, quien no recuerda el “Yo he venido aquí a hablar de mi libro” de Paco Umbral o el “Váyase usted a la…” de Fernando Fernán Gómez.

 

Dalí, Cela, Yepes aparecían en la televisión española y en la de otros países como raras avis que recibían un merecido aplauso social por su originalidad y por sus grandes contribuciones al arte. En España, la televisión pública les concedía espacios de máxima audiencia porque la figura del genio era respetada y admirada, y, por supuesto tenía y aún tiene un importante hueco en la enseñanza, dónde han sido y se pretende que sean ejemplos inspiradores de las jóvenes generaciones. Cierto es que podemos objetar que por aquel entonces todo era muy androcéntrico y muy nacional, es decir no aparecía públicamente casi nada que no fuese “de aquí” y en masculino, vamos que las genias que las había y muchas casi que brillaban por su ausencia.

Magda Torres Gurza trabajando

Hace unos días unos amigos de las redes sociales, me pasaron las fotos de un pintor hiper-realista Denis Peterson, obviamente lo primero que pensé es “qué fotografías más curiosas”, pero claro, no son fotografías. Tras la sorpresa inicial decidí sumergirme un poco en el mundo de la pintura y el dibujo hiper-realistas. Paré de mirar cuando llegue a ver la obra de unos 60 artistas que se dedican a esas disciplinas, prácticamente todas ellas y ellos de impresionante nivel. Los hay en todos los países y continentes, por ejemplo los nigerianos Arinze Stanley y Oresegun Olumide, el taiwanés Hilo Chen o el chino Leng Jun. Y por supuesto grandísimas artistas femeninas como la sudafricana Gina Heyer, la mejicana Magda Torres Gurza o la estadounidense Zaria Forman. No es que crea yo que el virtuosismo técnico es lo mismo que la genialidad, que implica una originalidad especial y una capacidad de transmitir sensaciones únicas y construir o deconstruir conceptos, pero es que muchos de estos virtuosos también son genios por la elección de los motivos de sus pinturas y las emociones y mensajes que transmiten.

Obra de Arinze Stanley
Obra de Arinze Stanley

La mayoría de estos nuevos genios y genias, son jovencísimos y cada vez son más. Teniendo en cuenta que la mayoría de artistas no logra ser internacionalmente reconocido, calculo yo que habrá varias decenas de miles de pintores y dibujantes de nivel “genio”, pero también por supuesto hay miles y miles de escritoras y escritores, músicos, cineastas, escultores y escultoras geniales. Es decir, centenares de miles, si no millones de genios actualmente en el Planeta Tierra… Dejando de lado el hecho de la que televisión ya no se interesa tanto por la genialidad artística, sino por ofrecer emociones fáciles y rápidas; me pregunto si no serán demasiados genios.

Escultura de Duane Hanson
Escultura de Duane Hanson. Fuente: Wikipedia

Lo que quiero decir, es ¿De dónde sale tanto genio? porque algunos son de academia pero cada vez un mayor número son autodidactas ¿porqué no los había antes en tal número? ¿qué tiene que ver Internet con todo esto? Es posible que el compartir experiencias en red y los vídeo-tutoriales, unidos al acceso a medios de difusión masivos gratuitos sea lo que esté generando una masa de genios nunca vista. Pero al haber tantos ¿cómo podremos abarcar y sistematizar todo ese conocimiento? y ¿como podremos trasmitirlo a las nuevas generaciones en la enseñanza? Con tanta abundancia de producción ¿no acabará siendo el arte una actividad tan banal y rápida como casi todo en este siglo XXI? Sé que son muchas preguntas pero, ¿no estará muriendo la genialidad de éxito? O ¿será que la genialidad es simplemente el acceso a determinados conocimientos y su puesta en práctica? Creo que es posible que estemos acercándonos a la era del fin de las y los genios y al inicio de una etapa en la que gran parte de la humanidad será capaz de proezas artísticas anteriormente reservadas a una selecta minoría, algo maravilloso por el potencial que tiene, pero por otra parte, con ello morirá la sorpresa y la fascinación ante la genialidad como hecho excepcional.

 

Pintura de Dennis Peterson
Pintura de Denis Peterson. Fuente: http://claudiotomassini.blogspot.com.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *