¿Idos o iros de veraneo?

 

Un vez mas la Real Academia de la Lengua sale a la palestra con una polémica lingüística, la aceptación del popular “iros” que está sustituyendo a las formas teóricamente correctas idos o íos. En este caso es una recomendación cierta, lejos de las bromas que han llegado a circular sobre la palabra “cocreta” que por fortuna todavía no está en el diccionario, aunque todo se andará. El anuncio fue hecho por el popular, y a veces polémico escritor, Arturo Pérez Reverte en su cuenta de Twitter:

El español es una de las muchas lenguas del mundo que tiene una institución oficial, encargada de establecer su correcto uso. Además en el caso de la RAE existen decenas de académicos correspondientes que velan por preservar la riqueza de la diversidad del idioma en los diferentes países del mundo dónde es hablado. Otro modelo es el del inglés o el del japonés que no tienen una regulación oficial y se rigen por determinados diccionarios de prestigio o la recomendación de filólogos.

Fuente: Wikimedia

En el caso de la lengua española, la existencia de la RAE tiene sus ventajas y sus desventajas, la Real Academia Española tuvo en el pasado que saber nadar y guardar la ropa. Es decir; mantener el equilibrio entre no quedarse anquilosada en formas obsoletas y al mismo tiempo defender el buen uso de un idioma hablado por más de 550 millones de personas. Sin embargo hace ya tiempo que se ha decantado por ser “notario y no policía” como señala el propio Reverte en otro tuit:

Que duda cabe que esta es una de esas polémicas de verano que surgen cuando tenemos tiempo para dedicarnos a asuntos triviales y los informativos no ofrecen gran cosa. Pero, es necesario saber que el uso social de una lengua no es casual, el habla preside todas nuestras interacciones, y puede ser un asunto de la máxima importancia en ámbitos como el laboral. En no pocas ocasiones las irregularidades del idioma sirven para delimitar estatus y clases. Por ejemplo, aunque lo lógico para la mente de las y los niños es decir “no cabo aquí”, ya que es lo que dicta la regla gramatical regular, les enseñamos a decir no quepo, para no sonar incultos. Si este tipo de excepciones se diesen con mucha frecuencia, la lengua se volvería tan compleja que sólo podría ser dominada por personas muy cultas y esto podría tener el efecto de discriminar a quienes no fuesen expertos en su uso. En cualquier caso la RAE no se decanta por una u otra forma sino que admite la nueva y las anteriores, así pues iros o idos a veranear los que podáis que a día de hoy tanto monta monta tanto.

Para profundizar más, he aquí la nota informativa de la RAE: http://www.raeinforma.com/rae-content/uploads/2017/07/%C2%ABIros%C2%BB-imperativo-1-1.pdf